domingo, 9 de diciembre de 2018

Los derechos humanos no son sólopalabras

Rafael Carela Ramos La Declaración Universal de Derechos Humanos fue adoptada por la Tercera Asamblea General de las Naciones Unidas, el 10 de diciembre de 1948, hace 70 años, en París. Ninguno de los entonces 56 miembros de las Naciones Unidas votó en contra del texto, aunque Sudáfrica, Arabia Saudita y la Unión Soviética se abstuvieron. El documento de Naciones Unidas señala que “los derechos humanos son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen nacional o étnico, color, religión, lengua o cualquier otra condición. Todos tenemos los mismos derechos humanos, sin discriminación alguna. Estos derechos son interrelacionados, interdependientes e indivisibles”. Sin embargo, en los últimos tiempos, este concepto ha sido utilizado por las fuerzas de derecha capitalista y la extrema derecha internacional, especialmente del imperialismo norteamericano y sus aliados, para condenar, satanizar, bloquear o atacar, de distintas formas, a los países con gobiernos progresistas o que simplemente no se someten a sus designios. No son pocas las naciones que hoy son atacadas, incluso militarmente, bloqueadas o que viven bajo la presión imperial, abanderada del neoliberalismo, porque han escogido su propio camino de pensar y desarrollarse, o porque tienen recursos naturales de los cuales los más poderosos quieren apropiarse, en un claro ejemplo de esta política, de la cual hacen víctima o pretenden hacerlo, a países como Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Cuba y otros, además de los países que, sobre la base de las más diversas formas y recursos deleznables, la derecha reaccionaria ha asumido el poder y trata de eliminar todo lo que gobiernos anteriores hicieron en bien de su pueblo, como en Argentina y Brasil. Los derechos humanos tienen diferentes interpretaciones. Para Estados Unidos, por ejemplo, lo principal son las elecciones llamadas libres, la libertad de expresión, la libre asociación y otros por el estilo, que tienen valor, pero no deciden en la vida individual, sobre todo, cuando no se cumplen Para el Gobierno de Cuba y su pueblo, los derechos fundamentales del ser humano son el derecho a la vida, a la salud, la educación y la cultura, como cimiento del desarrollo personal y familiar, sin negar otros derechos como al trabajo, la vivienda, el deporte, etcétera. Como los derechos humanos no son sólo palabras, el pasado año 2017, se destinó el 51 % del Presupuesto del Estado de los gastos de la esfera social a los sectores de la Salud Pública, Asistencia Social y Educación, asegurando la vitalidad de actividades fundamentales de la población, que incluyen aspectos tan sensibles como el logro de una baja mortalidad infantil, la garantía de las pensiones a más de 1 millón 670 000 jubilados y el pago por maternidad, según informe del Ministerio de Finanzas y Precios. En este análisis no podemos olvidar la cooperación médica internacional, que han permitido salvar millones de vidas humanas y prevenir otras muchas muertes, gracias a la labor profesional, el amor y el desvelo de los médicos cubanos Mientras, Estados Unidos, ha causado cientos de miles de muertes con invasiones, bombardeos y patrocinamiento de grupos terroristas en Afganistán, Irak, Libia y Siria, así como torturas en prisiones secretas, y la discriminación racial de los afroamericanos, latinos, inmigrantes, y de las mujeres, en una ronda inacabable de hechos contra los derechos humanos. Los gastos del presupuesto nacional para asegurar todas estas fundamentales actividades, en el presente año, han tenido similar comportamiento. Como colofón, diremos que Estados Unidos sólo ha suscrito 18 de los 61 instrumentos internacionales establecidos de derechos humanos; ni ha ratificado instrumentos relativos a la mujer, los niños y los discapacitados. En tanto, Cuba ha ratificado 44 de estos instrumentos, y los lleva a la práctica. Estos son los hechos, los que demuestran de qué lado está la verdad.

martes, 4 de diciembre de 2018

Reeditan en Santiago de Cuba despedida a Fidel

Rafael Carela Ramos Decenas de miles de santiagueros reeditaron hoy la despedida a Fidel Castro Ruz, el 4 de diciembre del 2016, hace dos años, encabezados por las máximas autoridades políticas y de gobierno del territorio. Participaron trabajadores de todos los sindicatos del país, estudiantes de las diferentes enseñanzas, combatientes de la revolución cubana y pueblo en general, quienes marcharon desde la plaza de la revolución Antonio Maceo hasta el cementerio patrimonial, donde está el monolito que guarda las cenizas de Fidel. Los manifestantes portaron banderas cubanas, fotos del líder histórico de la Revolución cubana y flores, cantando canciones patrióticas y dedicadas a él, y con la consigna de "cumplir con el diario deber es la mejor manera de honrar a Fidel"en este, el segundo aniversario de su presencia definitiva en la Ciudad Héroe.

lunes, 26 de noviembre de 2018

Rinden homenaje a Fidel en Santiago de Cuba

Rafael Carela Ramos El pueblo de Santiago de Cuba, en representación de todos los cubanos, rindió homenaje a Fidel, al cumplirse el segundo aniversario de su desaparición física, ayer 25 de noviembre. Encabezado por los máximos dirigentes del Partido y el Gobierno en la provincia, los santiagueros depositaron, con infinito amor ofrendas florales, en el monolito que guarda sus cenizas en el cementerio patrimonial Santa Ifigenia de esta ciudad. En la actividad participaron representantes de todas la organizaciones políticas y de masas del territorio, así como numerosos estudiantes y personas de la tercera edad, quienes en forma disciplinada fueron dejando sus flores frente al lugar, y junto a ellas su compromiso de seguir adelante con la obra que él nos enseñó a querer y defender. Este tributo forma parte de las numerosas actividades que en homenaje a Fidel se han realizado, por parte de estudiantes y trabajadores, a lo largo y ancho de la provincia santiaguera.

lunes, 19 de noviembre de 2018

Esas mujeres vestidas de blanco

Rafael Carela Ramos En medio de la tensa situación provocada por el incumplimiento de lo acordado en el programa Más Médicos para Brasil, por parte del gobierno de ese país, que ha dado lugar a la retirada de Cuba de este convenio, el presidente electo Jair Bolsonaro, ha llamado a las médicas cubanas -que son hasta el 60 por ciento del personal de colaboración allí-, “mujeres vestidas de blanco”. Como señaló el canciller cubano en una conferencia de prensa este último sábado, que no se puede asegurar exactamente qué quiso decir el señor, pero lo que sí puede afirmarse es el carácter irrespetuoso, despectivo y discrimador de tal calificativo de un presidente electo, que sin aún haber tomado las riendas de su país, se destaca por sus abiertas declaraciones xonofóbicas, supremacistas, racistas y ultrareaccionarias. Pero Bolsonaro no sólo se refirió al vestir de las médicas, sino que amenazó la presencia de nuestros facultativos, los calificó de “esclavos”, y declaró reiteradamente que modificará los términos y condiciones del programa, con un evidente irrespeto de la Organización Panamericana de Salud (OPS), parte del acuerdo. Dijo el mandatario electo, en ese sentido, que condicionará la permanencia de los médicos cubanos a la revalidación de su título y a la contratación individual, condiciones inadmisibles y violatorias del contrato con Cuba. Esas “mujeres vestidas de blanco” constituyen el 60 % del de los cerca de 20 mil cubanos que integraron el contingente de cooperantes en Brasil, y que en cinco años atendieron a 113 millones 359 mil pacientes, en más de 3 mil 600 municipios, llegando a cubrir por ellos un universo de hasta 60 millones de brasileños, de acuerdo con estudios y controles del Ministerio de Salud de Cuba. Esas “mujeres vestidas de blanco” no han tenido reparo en laborar en lugares de pobreza extrema, en favelas de Río de Janeiro, Sao Paulo, Salvador de Bahía, en los 34 Distritos Especiales Indígenas, en particular, la Amazonía, hechos reconocidos por los gobiernos federales, estaduales y municipales de ese país, su población, y la OPS. Según políticos progresistas e instituciones de ese país, para la población más humilde, el cierre del programa será una pérdida irreparable a corto y mediano plazo, pues más de 30 millones de brasileños se quedarán sin cuidados primarios en todo el territorio nacional. No falta quien señale que el fin de la participación de los médicos cubanos es una primera tragedia de la ideologización y de la locura persecutoria contra la izquierda que está en curso en ese país, con la certeza de que Cuba no le faltará a ningún pueblo del mundo que requiera su solidaridad. A Bolsonaro, que al parecer es adicto a los colores, si viniera a Cuba llamaría “mujeres vestidas de verde” a las integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias; “mujeres vestidas de azul a las de la Policía Nacional Revolucionaria; “mujeres multicolores”, a las profesoras y maestras de centros de estudios, científicas, abogadas, periodistas, funcionarias públicas, profesionales y técnicas diversas, que constituyen la mayoría laboral del país, así como a las consagradas trabajadoras de todos los sectores de la producción y los servicios. Las “mujeres vestidas de blanco”, médicas cubanas, dejaron una profunda huella de calidad profesional y humana, de respeto y cariño, en la parte del pueblo más humilde y necesitado de Brasil.

jueves, 15 de noviembre de 2018

Cooperación médica cubana en 55 años

He aquí la cooperación cubana en salud en 55 años -164 países en los que Cuba ha prestado ayuda médica. -407 419 colaboradores. En este 2018 -66 países en los que Cuba ha prestado ayuda médica. -36 000 colaboradores. -18 000 de los cuales son médicos. Según informe del Ministerio de Salud Pública cubano.

Cuba se retira del programa "Más Médicos" de Brasil

Las acciones cubanas en el campo de la colaboración internacional han estado basadas en el principio de compartir con otros pueblos lo que tenemos y lo que podemos ofrecerles para su bienestar, nunca lo que nos sobra. Seguiremos defendiendo ese concepto, porque así hemos sido educados por la Revolución, enfatizó la DSc. Marcia Cobas Ruíz, viceministra cubana de Salud este miércoles en la Mesa Redonda. “Cuba en sus prácticas de cooperación bilateral y multilateral actúa sin imponer condicionamientos, con respeto irrestricto a la soberanía, las leyes nacionales, la cultura, la religión y la autodeterminación de los Estados. Y bajo esos conceptos solicitamos que se nos respete a nosotros”, agregó. La viceministra que atiende el área para la Colaboración, las Relaciones Internacionales y la Información del MINSAP recordó que el Programa Más Médicos inició por voluntad de la expresidenta Dilma Rousseff, en agosto de 2013, a partir de la experiencia cubana en materia de salud. “Sobre todo con el objetivo de brindar atención primaria a las comunidades más pobres de Brasil, lugares donde nunca había ido un doctor”, resaltó. Cobas Ruíz advirtió que “Más Médicos” no fue solo convocado para Cuba, sino para todos los médicos extranjeros y brasileños que desearan atender a las comunidades más necesitadas, “por eso Cuba acudió, tal y como lo hecho con otros países pobres que no pueden pagar por los servicios de Salud. Fuimos a Brasil para atender a la mayoría de la población”. En la Mesa Redonda, la Doctora dijo que la Misión en Brasil se pactó bajo los mismos principios que Cuba ha requerido ante otras naciones: “respeto hacia la profesionalidad de nuestros médicos, que no sean sometidos a evaluaciones no congeniadas, que se garanticen las condiciones de seguridad y que reciban el estipendio acordado con Cuba”. La viceministra explicó que los colaboradores pasaron por dos evaluaciones para poder ejercer como médicos en el gigante sudamericano. “Nuestros colaboradores, a diferencia de los médicos de otros países, no fueron a Brasil a buscar trabajo, fueron a cumplir una misión como la que desempeñan en Qatar, Argelia, China, Venezuela o en las 67 naciones a las que llega nuestro abrazo solidario”. Cobas destacó que, en estos cinco años, más de 20 mil colaboradores “se han ganado el cariño del pueblo brasileño, por la calidad de su atención. Han realizado más de 113 millones de consultas”. “Cuba presta servicios médicos en la mayoría de los países sin recibir dinero, y lo que se hace es compartir los gastos. Que a nadie le quepa duda, la inmensa mayoría de nuestras misiones son de carácter solidario e internacionalista. Tenemos en las venas ese principio que inculcó la Revolución: hay que prestar el servicio allí donde lo necesiten”, apuntó. Antes de concluir su intervención en el programa televisivo, la viceministra de Salud Pública reiteró que Cuba deja de participar en el Programa Más Médicos porque las condiciones establecidas a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para la colaboración en Brasil han cambiado. “Hay términos establecidos que ahora se cuestionan por el presidente electo de Brasil y tenemos que proteger a nuestros colaboradores”, concluyó.(Cubadebate)